Presentación

Este es un espacio abierto y plural de lectura colectiva. Exploramos las posibilidades que nos ofrece de la tecnología pra comunicarnos también desde aquí, construyendo y porque no desconstruyendo mitos y saberes con el objeto de descubrir pistas, debatir, y desarrollar propuestas de convivencia escolar.

CARPE DIEM

CARPE DIEM
El lago Nahuel Huapi, al atardecer desde el Cerro Otto

Viaje de egresadas CMA 2008

Les deseo un hermoso viaje. Ya falta muy poquito. Disfruten. Miren, miren mucho, llénense los ojos de paisajes, de inmensidad, de los secretos del lago y la montaña. Un abrazo hasta la vuelta, María Claudia

miércoles, 6 de agosto de 2008

JUNTA DE ANDALUCÍA- AULA DE CONVIVENCIA. (Antonella Piló)

Introducción
La creación de dicha Aula dependerá, entre otros aspectos, de que el centro cuente con un número suficiente de profesores y profesoras que se encarguen de la atención educativa del alumnado que asista a la misma. Surge como una necesidad de dar respuesta a la atención educativa que requiere la diversidad del alumnado de los centros. Se plantea como una medida para intentar mejorar las conductas y actitudes de aquellos alumnos y alumnas que presentan dificultades en la convivencia y, con ello, mejorar el clima de convivencia del grupo-clase y del centro en su conjunto.

Finalidad y objetivos del Aula de Convivencia

• Habilitar un espacio que proporcione al alumnado las condiciones necesarias para reflexionar sobre su conducta contraria a las normas de convivencia, su comportamiento en determinados conflictos y sobre cómo afecta todo ello al desarrollo de las clases.
• Posibilitar el que aprendan a responsabilizarse de sus propias acciones, pensamientos, sentimientos y comunicaciones con los demás.
• Contribuir a desarrollar actitudes cooperativas, solidarias y de respeto.
• Posibilitar que el alumno o alumna se sienta competente emocionalmente y en la realización de ciertas tareas.
• Reconstruir y favorecer su autoestima y autocontrol.
• Ayudarle a adquirir una buena disposición hacia las tareas escolares.
• Resolver los conflictos de manera pacífica desde el diálogo y la reflexión.
• Compensar las deficiencias que impiden a algunos alumnos o alumnas su integración escolar.
• Educar para la vida, potenciando las relaciones interpersonales de cada alumno o alumna, es decir, para su integración satisfactoria en la comunidad.
• Mejorar la vida académica y personal del alumno o alumna.
En definitiva se pretende mejorar el clima de convivencia del aula y del centro en todos los espacios escolares: aulas, pasillos, patio, etc. Criterios y condiciones para que un alumno o alumna sea atendido en el Aula de Convivencia.
Es necesario, por tanto, que el alumno o alumna haya recibido alguna corrección por su conducta, pero no es suficiente, ya que no todos los alumnos o alumnas sancionados tienen que ser derivados a dicha Aula. Tampoco es preciso que un alumno o alumna esté toda la jornada escolar en el Aula, sino que el Plan de Convivencia deberá establecer las condiciones adicionales para que un alumno o alumna sea atendido en ella. Además, este
Plan de Convivencia del centro podría plantear otras condiciones que deberían darse, como por ejemplo:
• Ser reincidente en su actitud y conducta contra las normas de convivencia.
• Haber suscrito un Compromiso de Convivencia que implique directamente el trabajar alguno de los objetivos del Aula.
• Presentar deficiencias en su autoestima, autocontrol, relaciones personales, disposición hacia las tareas escolares o integración escolar y/o social.
• La expulsión no favorecería la corrección de la conducta y no es percibida por el alumno o alumna como un castigo.
• La atención en el Aula de Convivencia puede mejorar su actitud y sin esta atención no se garantiza que se mantenga su proceso educativo.
Asimismo, se pueden establecer en este apartado otras condiciones como:
• Número máximo de veces que un alumno o alumna puede ser derivado al Aula.
• Número máximo de días y/o horas al día de atención en el Aula.
• Número máximo de alumnos o alumnas que pueden atenderse simultáneamente en el Aula.

Criterios pedagógicos para la atención educativa del alumnado.
El Equipo Técnico de Coordinación Pedagógica establecerá los criterios pedagógicos para la atención educativa del alumnado atendido en el Aula de Convivencia. Tomando como base estos criterios, cada Departamento Didáctico deberá incluir en su programación las actividades formativas que los alumnos o alumnas realizarán durante su permanencia en el Aula, de forma que se garantice la continuación de su proceso formativo. Dichas actividades serán adaptadas en función de las necesidades y características de cada alumno o alumna.
Por otra parte, el orientador u orientadora programará las actuaciones encaminadas a favorecer un proceso de reflexión por parte de cada alumno o alumna que sea atendido en el aula, basándose en los principios que definen y determinan la Cultura de Paz. Es decir:
• Respetar la vida
• Rechazar la violencia
• Compartir con los demás
• Escuchar para entender
• Conservar el planeta
• Redescubrir la solidaridad

Procedimiento de derivación
El director o directora verificará si se cumplen las condiciones previstas en el Plan de Convivencia para la aplicación de esta medida. De ser así, reunirá al equipo educativo junto con las personas encargadas de la orientación y la tutoría para estudiar la conveniencia de derivarlo al Aula, según los criterios establecidos en el Plan de Convivencia. El director o directora, según las indicaciones aportadas por todos los miembros de la reunión, decidirá la resolución a adoptar.
Los pasos a seguir si se decide la derivación del alumno o alumna al Aula de Convivencia:
• El equipo educativo determinará las actividades formativas que éste deberá realizar, de entre las previstas en la programación de cada departamento, y las entregará, en los plazos estipulados, al tutor o tutora (o persona que se designe como responsable).
• El orientador u orientadora determinará las actuaciones dirigidas al proceso de reflexión que el alumnado deberá realizar, de entre las previstas en la Programación del Aula, y las entregará, en los plazos estipulados, al tutor o tutora (o persona responsable).
• La Dirección, con el asesoramiento del orientador u orientadora, elaborará un informe indicando el motivo, los objetivos, el número de días, el número de horas y las actividades formativas y de reflexión que realizará el alumno o alumna.
• El director o directora comunicará la resolución al alumno o alumna, a los responsables del Aula, a la familia y a la Comisión de Convivencia.
• Comunicación a la familia: El director o directora comunicará a la familia por escrito y en entrevista personal, si es posible, la resolución de derivación al Aula de Convivencia, indicando el motivo, los objetivos, el número de días y el número de horas, así como las actividades formativas y de reflexión que realizará. Durante dicha entrevista, podría solicitarse también la colaboración de la familia o algún tipo de compromiso por su parte con el fin de alcanzar los objetivos fijados. Sería conveniente que el tutor o tutora estuviera presente ya que será él quien posteriormente comunicará a la familia la evolución del alumno o alumna.
• Comunicación a la Comisión de Convivencia: El director o directora reunirá a la Comisión de Convivencia para comunicarle la resolución de derivación al Aula de Convivencia, indicando el motivo, los objetivos, el número de días, el número de horas y las actividades formativas y de reflexión que realizará. Se establecerá un plan de reuniones con el fin de realizar el seguimiento de la evolución del alumno o alumna.
• Los responsables del Aula deberían coordinarse entre sí para asegurar la atención del alumno o alumna y con el tutor o tutora, así como con los demás profesores y profesoras del equipo educativo.
• El tutor o tutora (o persona que se designe) se encargará posteriormente de realizar el seguimiento de la evolución del alumno o alumna y de comunicárselo a la familia y a las personas responsables del Aula de Convivencia.

Funcionamiento y personas responsables

El Plan de Convivencia debe recoger el horario de funcionamiento del Aula de Convivencia, así como las personas responsables de ésta. Para su creación deberá contar con un número suficiente de profesores y profesoras que por su disposición horaria y/o disponibilidad se encargue de la atención educativa del alumnado que asista a la misma. Asimismo, para la atención del alumnado dentro del Aula se podrá contar con la colaboración de profesionales del centro o del Equipo de Orientación Educativa, incluyendo al correspondiente educador o educadora social.
Las personas encargadas de su funcionamiento, en caso de atenderse en horario no lectivo, serán voluntarias. A continuación se ofrecen dos propuestas:

Propuesta 1
Las personas encargadas del Aula de Convivencia serán dos profesores o profesoras. Para su adecuado funcionamiento ambos atenderán el Aula durante sus respectivas guardias (tres horas semanales cada uno) y durante las dos horas que faltan para completar su horario lectivo, ateniéndonos a la normativa vigente. De esta forma el Aula estará atendida 10 horas semanales en total, en horario lectivo. Las personas responsables realizarán los registros de control de asistencia y calendarios de alumnado, de lo que darán cuenta a la Jefatura de Estudios, trabajarán con el alumnado y le facilitarán el material. Periódicamente informarán al tutor o tutora de la evolución del alumnado así como de su asistencia al Aula.

Propuesta 2
Estos cursos son atendidos por una plantilla de 60 profesionales que se organizan en Departamentos Didácticos. Junto al profesorado, completan la plantilla del centro dos ordenanzas y dos administrativas o administrativos.